La hipoxia silenciosa de la Covid-19 y el instrumento para descubrirla a tiempo