movilidad de última milla
(Foto: iStock)

Paulina cumple la cuarentena trabajando en home office desde mediados de marzo. Es sumamente estricta, casi no sale y así evita contagiarse y contagiar a otros de la Covid-19. La despensa, un escritorio y hasta un refrigerador llegaron a la puerta de su domicilio. Todos sus pedidos los hace por aplicaciones, o a través de sitios web.

Detrás de estas entregas que llegan hasta la comodidad de tu hogar está la logística de última milla. Aunque en su vida antes de la pandemia Paulina ya hacía compras en línea, con la cuarentena aumentaron. Más pedidos y más entregas son el desafío de las empresas y aplicaciones de logística durante esta pandemia.

“La carga aumentó entre 30 % y 40 % comparado con el año pasado. Este es un aumento muy fuerte. Ninguna empresa en México lo esperaba, ni las empresas de e-commerce ni las empresas de logística”, señala Ingo Babrikowski, director general de Estafeta Mexicana.

Cuando se registra un exceso de carga, las empresas de logística pueden aceptar esa carga o direccionarla a otras compañías. Estafeta tomó el desafío y contrató a 1,500 personas y aumentó 25 % la inversión de este año.

Ser sustentable en tiempos de Covid-19

Pese al aumento de pedidos y entregas, las empresas de logística y entregas en última milla deben tener presente la sustentabilidad. Disminuir las emisiones contaminantes es uno de los objetivos de la ONU hacia el año 2030.

Recomendamos: Los 4 puntos de la “nueva movilidad” para enfrentar la pandemia

Al respecto, empresas como DHL han puesto manos a la obra desde hace 10 años para mitigar las emisiones de dióxido de carbono. “Brindamos mantenimiento preventivo a nuestras unidades terrestres existentes. Retuvimos alrededor de 500 unidades que ya estaban por concluir su ciclo útil”, dice Antonio Arranz, director general de DHL Express México.

Una manera de mitigar el impacto ambiental por el crecimiento de los envíos es tener una flota en buenas condiciones. En Estafeta, la edad promedio de sus 3,500 vehículos terrestres es de cinco años.

Movilidad inteligente

Otras empresas como Ford ya no se consideran solo una automotriz sino una empresa de movilidad. Para que la innovación en materia de sustentabilidad continúe, esta compañía tiene un equipo especial en Londres dispuesto a ayudar en la movilidad de las ciudades.

Alejandro Rosas Vázquez, supervisor de Smart Mobility de Ford México, explica que en Reino Unido usan un software que agiliza las entregas de última milla. Debido a las estrictas medidas del gobierno británico para evitar la congestión en las ciudades, la distribución de mercancías ha encontrado otros métodos.

Uno de sus vehículos es de tamaño cómodo para llevar las mercancías a un punto estratégico de la ciudad. A través del software, se organiza la repartición de paquetes dependiendo su tamaño. En las entregas pueden intervenir mensajeros a pie, personas con un ‘diablito’ y motocicletas.

Esto no solo evita que más vehículos compliquen el tránsito, también disminuye la huella de carbono.

La responsabilidad del consumidor

Si bien la pandemia ha puesto a científicos, gobiernos y empresas a replantearse las actividades cotidianas, el ciudadano tiene mucho en qué contribuir. “Seamos conscientes de la contaminación que estamos ejerciendo. Pensar en el transporte es pensar en ciudades saludables desde una perspectiva de proximidad”, propone María Elena de la Torre, coordinadora del C+LAB Occidente de la Escuela de Arquitectura, Arte y Diseño del Tec de Monterrey.

La académica recomienda que los barrios tengan centros de entregas de pedidos donde se puedan recoger las entregas de última milla a pie. “Al tener nodos (de entrega) en los barrios va disminuyendo la contaminación. Que llegue el pedido a la puerta de tu casa implica que haya vehículos saturando las calles”, dice De la Torre.

Es en esta parte donde el gobierno puede intervenir, señala Babrikowski. “Tienen una gran oportunidad de ayudar, de facilitar esas entregas. Los problemas en las ciudades son las zonas de estacionamiento. Por ejemplo, si se facilita la entrega con bahías de carga y descarga que puedan usar las empresas de logística eso ayudaría muchísimo”, dice el directivo.

Este tipo de obras corresponden a la planeación urbana. Con las bahías, los pedidos se distribuyen con mayor facilidad y el tránsito disminuye, considera Babrikowski.

Las entregas a domicilio hacia el futuro

La comodidad de las entregas a domicilio no está peleada con el cuidado del medio ambiente. La tecnología puede seguir destrabando ese compromiso hacia un futuro más sustentable. Las entregas a pie, en bicicleta y una logística más sustentable son el camino en la última milla. Incluso si los pedidos siguen creciendo.

La pandemia aceleró la llegada de Moova a México. El plan inicial era comenzar su servicio de entregas de última milla hasta finales de 2021. Con menos de un mes de operaciones, la aplicación de entregas tiene 60 repartidores y 60 empresas de diferentes tamaños entre sus clientes. A finales de año buscan presencia en Guadalajara y Monterrey.

“Desgraciadamente, esto (la Covid-19) llegó para quedarse. Desde antes de la pandemia los millennials gustan de las compras online y con esto se dio un crecimiento de casi un 500%. Cuando compras en línea y te das cuenta de que funciona en tiempo y forma, muchas cosas las compras así”, señala Marcos McCluskey, Country Manager en México de Moova.

Este servicio de entregas funciona optimizando el tiempo ocioso entre cada entrega de los repartidores que se asocian a Moova. Esta plataforma crea los tours en los que un solo vehículo entrega y recoge varios pedidos aprovechando una ruta diseñada para ser eficiente. Estas formas de reducción de tráfico también las utilizan las empresas de logística consolidadas.

Incluso los directivos hacen entregas con el fin de que los paquetes lleguen pronto. “El otro día entregué un pedido que estaba a cuatro cuadras de mi casa y tenía que entregarlo a seis cuadras. Me fui caminando y entregué dos paquetes en 15 minutos”, señala McCluskey.

Así que todavía queda mucho por hacer en la movilidad de mercancías en la última milla, aunque las soluciones requieren participación de todos.

Te puede interesar: Andar en ‘bici’, la apuesta para evitar contagios y reducir la contaminación

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre