La tecnología 3D, una clave para cartografiar el genoma humano