¿Podemos confiar en la efectividad de la vacuna rusa?