La neutralidad de la red revive su importancia con la pandemia