El confinamiento puede revelar nuevos casos de déficit de atención