La resiliencia que nos enseñaron los sobrevivientes de la tragedia de Hiroshima