¿Las aguas residuales pudieron haber advertido sobre la Covid-19?