El abuelo de Xavi Bou lo inculcó con una pasión por la naturaleza desde que era un niño pequeño. Esa pasión impulsó a Xavi hacia las ciencias naturales, y en 2003 se graduó con un título en Geología de la Universidad de Barcelona. En 2004, completó sus estudios de fotografía en la Escuela Internacional de Fotografía Grisart, y durante la siguiente década, trabajó en la industria de la publicidad y la moda combinándola con la enseñanza de la fotografía. (Foto: Xavier Bou)
El abuelo de Xavi Bou lo inculcó con una pasión por la naturaleza desde que era un niño pequeño. Esa pasión impulsó a Xavi hacia las ciencias naturales, y en 2003 se graduó con un título en Geología de la Universidad de Barcelona. En 2004, completó sus estudios de fotografía en la Escuela Internacional de Fotografía Grisart, y durante la siguiente década, trabajó en la industria de la publicidad y la moda combinándola con la enseñanza de la fotografía. (Foto: Xavier Bou)
Sin embargo, el amor de Xavi por la naturaleza siempre estuvo presente, por lo que en 2012 se embarcó en Ornitografías, que son fotografía inspiradas en su curiosidad sobre los patrones invisibles trazados por pájaros en vuelo. (Foto: Xavier Bou)
“Mi intención es capturar la belleza del vuelo del pájaro en un solo momento, haciendo visible lo invisible. Las ornitografías se alejan de la práctica puramente científica de la cronofotografía que desarrollaron los fotógrafos del siglo XIX Eadward Muybridge y Étienne Julies Marey. Es el equilibrio entre el arte y la ciencia, un proyecto de descubrimiento naturalista y, al mismo tiempo, un ejercicio de poesía visual “, dice el artista. (Foto: Xavier Bou)
El debut de Xavi en 2015 de Ornitografías instantáneamente llamó la atención de publicaciones internacionales y coleccionistas, y su trabajo ha sido publicado en National Geographic, The Guardian, Der Spiegel, Geo y Sonntag, entre muchos otros. Xavi ha exhibido Ornitografías en Australia, Holanda, Estados Unidos, España, Suiza, Francia, Rusia y Grecia. (Foto: Xavier Bou)

Disfruta más fotogalerías: Los campos de lentejas que parecen cuadros impresionistas