La estrella fugitiva que podría explicar la desaparición de un agujero negro