Influenza, Covid-19 y problemas respiratorios agudos, ¿la tormenta perfecta?