El condensado Bose-Einstein y el mexicano que consiguió las temperaturas más frías del universo