El experimento de “ciencia ficción” que alerta sobre concentraciones de CO2