Ésta es la tecnología que probó que la ingeniería maya igualó a la romana