Cornershop, entre la salida y la quiebra