Un estudio determina que la dexametasona reduce mortalidad por la Covid-19