RODRIGO BUENDIA / AFP

Diego, la tortuga gigante que logró salvar a su especie de la extinción, fue enviado de regreso a su isla en el archipiélago de Galápagos, informó el ministro ecuatoriano del Ambiente, Paulo Proaño.

Con una edad estimada superior a los 100 años, Diego, una tortuga de 80 kilos de peso y una extensión de metro y medio, es padre del 40% de 1,800 crías que han sido llevadas a la isla Española a lo largo de los años.

RODRIGO BUENDIA / AFP

Diego llegó a ser el único macho en su corral de 180 metros cuadrados que compartía con seis hembras de su especie, la Chelonoidis abigdoni. Cinco de ellas pertenecen al grupo original de 12 hembras sacadas originalmente de la isla desde que el archipiélago fuera declarado reserva natural en 1959.

 

También se extrajeron dos machos, por lo que fue necesario sumar a otro reproductor para salvar a la especie. La búsqueda en los zoológicos de todo el mundo al que se enviaron ejemplares durante la década de los 30 concluyó en 1976 en el zoo de San Diego, de donde toma su nombre el quelonio..

Hoy en la Española hay alrededor de 2,000 ejemplares de la Chelonoidis abigdoni, entre los que se cuentan 200 crías reproducidas en estado natural. El regreso de Diego estaba previsto para marzo pero la pandemia de Covid-19 hizo que el viaje se retrasara.

El archipiélago ecuatoriano, con flora y fauna únicas en el mundo, sirvió de laboratorio natural al científico inglés Charles Darwin para su teoría sobre la evolución de las especies.

Con información de la agencia AFP.

Tec Review crece: estrena sitio en inglés y podcast. Sigue nuestros contenidos.

¿Cómo se formo el caparazón de las tortugas?