Vida y obra de un virus: ¿son realmente tan nocivos?