El escándalo del #LancetGate y la hidroxicloroquina: una llamada de atención sobre las publicaciones científicas