Gerardo Herrera: La gran pregunta que nos hacemos los físicos