La pandemia retrasa pero no detiene a investigadores en el Polo Norte