Nueva normalidad mediterránea: sin besos ni abrazos por la pandemia