La humedad amenaza con arruinar El Grito de Munch