Tu cerebro se niega a creer en el Covid-19 y esta es la razón