Evidencia de la presencia de Homo sapiens en Europa hace 45,000 años