Marisela Alvarado: La rítmica del duelo