Paleontólogos descubren a la ‘bestia loca’ del Mesozoico