En tiempos de Covid-19, ¿billetes y monedas o pagos digitales?