La pandemia evidencia lo urgente de cerrar la brecha digital