La baja mutación del coronavirus abre la puerta a una vacuna general