El plasma convaleciente, una alternativa para los enfermos graves de COVID-19