Así podemos evitar que otras especies compartan más virus al ser humano