TikTok, el rey en el confinamiento