Renunciar a la privacidad, el tributo de China en favor de la salud