Investigadores ponen la mira en gotículas que se expelen al conversar