Ayudar a su gente o salvar el negocio: el dilema de las empresas ante el coronavirus