Poco durará el gusto de un cielo limpio