Los pocos territorios a donde no ha llegado el coronavirus