Equipo en Londres desarrolla un reemplazo de los respiradores