Fauna salvaje y cantos de aves cobran espacio en las ciudades