Los ratones necesarios para la cura de COVID-19, escasos