Un descendiente del árbol más famoso de la ciencia vive en México