La mitad de los estudiantes del mundo está en casa