Las piezas de Lego pueden permanecer en el océano hasta 1,300 años