Ni el tabaco ni las guerras, la contaminación acorta la esperanza de vida