El sueño azul de la ganadora israelí del Premio Nobel