La devastación de los incendios en Australia fue mayor por la sequía persistente