Carencias en español y ciencia abren la puerta a franquicias educativas