AFP

La activista sueca Greta Thunberg lamentó en el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) de Davos que las reivindicaciones sobre el clima fueran “totalmente ignoradas” por la élite económica del planeta reunida en Suiza y se mostró pesimista.

“Teníamos varias reivindicaciones al llegar. Evidentemente fueron totalmente ignoradas. Pero ya nos lo esperábamos”, dijo en una rueda de prensa la adolescente de 17 años, que pedía, entre otras medidas, el cese inmediato de la financiación de las energías fósiles.

Thunberg, invitada por segundo año consecutivo a la reunión anual de la élite política y económica mundial, cerró su participación con una “huelga por el clima”, la manifestación que empezó sola, en Suecia, cada viernes, y que la dio a conocer en todo el mundo como activista, sobre todo entre los jóvenes.

Lee: Greta Thunberg es elegida como Persona del Año por la revista TIME

A pesar del balance negativo de la activista, el clima fue este año el tema central del foro, que duró cuatro días. El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, dijo que la humanidad “perdería la guerra” si no se amplían los esfuerzos para reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2), un gas de efecto invernadero que se acumula en la atmósfera y ha llevado al calentamiento global.

Plantar árboles es insuficiente

Aunque en la semana se anunciaron algunas iniciativas, las organizaciones no gubernamentales y los activistas las consideran insuficientes. Es el caso de la alemana Luisa Neubauer, que acaba de rechazar un puesto en el consejo de la filial energética del gigante industrial Siemens y que repitió que los discursos no sirven de mucho. “Nunca hicimos huelga para que cambien los discursos”, aseguró, sino para que exista “una acción climática concreta”.

Los organizadores del foro lanzaron una campaña para plantar o salvar “1,000 millones de árboles”, lo que permitiría captar CO2 pero que no tiene ningún efecto en las emisiones.

Por su parte BlackRock, la mayor gestora de fondos del mundo, prometió que venderá las acciones y obligaciones que tiene en empresas que generen más de un 25% de sus ingresos con la producción de carbón térmico.

Contrastando con este entorno sobre la protección del planeta, la importante delegación estadounidense, liderada por el presidente Donald Trump, rechazó incluso que exista una urgencia climática y criticó duramente a Thunberg.

El secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, fue más allá en sus críticas y aconsejó a Thunberg que “que primero estudie economía y vaya a la universidad, y luego podrá volver a visitarnos”, dijo en referencia al año sabático que se tomó la activista.

Thunberg respondió en Twitter que su año sabático finalizó en agosto y que, en todo caso, “no hay necesidad de un título universitario” para constatar que los esfuerzos en cuanto a limitar las emisiones de CO2 no son suficientes.

 Con información de AFP.