La mutación del coronavirus se originó en murciélagos o serpientes